Tipos de decoración

Decoración oriental

El estilo oriental crea armonía y un equilibrio perfecto agregando materiales naturales, paleta de colores neutros y muebles muy sencillos.

Decoración oriental

También te pueden interesar: Nuestros cabeceros de cama originales

La decoración oriental se puede definir como inspiradora, armoniosa, equilibrada, fresca y calmada. Es un estilo que se ha vuelto muy popular en los hogares hoy en día, gracias a la sensación Zen.

Si quieres integrar los matices orientales en tu casa y no sabes por donde comenzar, te damos unos consejos inspiradores y fáciles de adaptar, para que le des un toque asiático a tu espacio.

Zen-Ify

Crea armonías y equilibrios a la perfección incluyendo materiales naturales. La pintura debe ser aplicada con tonos neutros y los muebles tiene que ser sencillos. Combina la belleza de los detalles y matices asiáticos con mobiliario moderno y piezas de decoración elegantes.

Deja fluir la energía

Muchas casas modernas de hoy en día, incorporan plantas abiertas para alentar el flujo de la energía. Las ventanas deben ser grandes, que, junto a una iluminación brillante, embocan el estilo Zen, donde la energía positiva va fluyendo a través del espacio.

Construye un equilibrio entre energías positivas y negativas, añadiendo elementos Feng Shui. Esto es una práctica con siglos de antigüedad que abarca un estilo moderno, minimalista y simple. Ten todo bien ordenado, incorpora una buena iluminación y que todas las habitaciones tengan el flujo de energía adecuado.

Colores atrevidos

 Hay colores como el amarillo, el púrpura, el rojo y el naranja son colores atrevidos y que puedes agregar pequeñas dosis en tu decoración oriental. Son tonos apasionados y muy simbólicos representando la vitalidad, la energía y la vida misma. Incorpóralos correctamente.

Pon un Buda en tu decoración

El Buda debe tener un lugar privilegiado en tu decoración asiática. Su significado es religioso, cultural e histórico, además de unir en armonía todos los elementos de la casa.

Bambú

La forma más sencilla y rápida de incorporar matices orientales en tu hogar, es el bambú. Son múltiples las opciones; en muebles, en ventanas, algunas ramas en un jarrón y muchas más. Comienza por lo más sencillo y adéntrate en el estilo oriental, seguro que lo consigues.

Vinilos en la pared

Las impresiones con vinilo en la pared dan mucha vida en el espacio decorativo. Estas cuentan historias con muchos detalles y tonos muy vibrantes. Le dan dimensión a la habitación y son elementos de exhibición.

Pantallas plegables

Las puertas corredizas o las rejillas que se pliegan, son ideales para separar ambientes y dotan de privacidad la zona. Es denominada como una de las piezas más excéntricas de la decoración asiática.

Decoración Chinoiserie

Este estilo decorativo se aprecia en muebles, en textil y también en objetos de porcelana. Agrega estampados Chinoiserie en tus cojines o juegos de porcelana. Es la pieza de lujo que roba las miradas de quienes estén presentes.

Lámparas de papel

Son unos elementos decorativos orientales muy sutiles. Las lámparas de papel mejoran estéticamente tu diseño. Este tipo de iluminación oriental muy suave, ofrece un estado tranquilo y relajado al hogar.

Los círculos

Las formas circulares son muy importantes en la decoración asiática, estas representan el sol. Son muy elegantes cuando se incorporan en las puertas de entrada por ser visibles desde la distancia.

Resumiendo

Si quieres conseguir un gran efecto con la decoración oriental, combina muy bien todos los elementos anteriores, cada uno ocupando su espacio sin molestarse ni con sensación de ambiente cargado.

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.